Sergi Roberto es uno de los iconos del FC Barcelona desde su gol en la famosa remontada al PSG de hace dos años. Las salidas de Neymar y Andrés Iniesta y el hecho de que sea el último canterano en asentarse en el primer equipo han elevado su imagen. El mejor ejemplo es que es uno de los jugadores cuya imagen luce a tamaño gigante en la fachada del Camp Nou.

Además se había afianzado como titular en el flanco diestro de la retaguardia prácticamente desde la marcha de Dani Alves. Hasta ahora le había ganado la partida a Nelson Semedo, pero en el último tramo de la temporada esto comienza a cambiar, con el portugués más asentado y regular en sus participaciones, como por ejemplo el miércoles ante el Real Madrid.

«Es un jugador muy potente, muy rápido, que nos ayuda mucho en ataque y en defensa. Tiene mucho potencial... Pensaba que con espacios y ellos con la presión más alta nos podía ir mejor Nelson. Pero lo alterno con Sergi Roberto en función de los partidos y los esfuerzos», afirmaba Ernesto Valverde sobre él en la rueda de prensa posterior al Clásico.

Esto, unido a la inminente llegada de Frenkie De Jong, la irrupción de Carles Aleña y el superávit de centrocampistas, hace pensar que vaya a ser complicado ver a Sergi Roberto de nuevo en la medular, donde además parece sentirse menos cómodo que en sus inicios, como hemos visto en sus últimas actuaciones en el centro del campo.

Desde la debacle de Roma, el Txingurri no ha experimentado de nuevo con él en esa zona en partidos grandes y parece que hay temor a que vuelva a la misma. No obstante su polivalencia lo hace un jugador sumamente importante para el equipo. Pero si deja de ser titular todo puede cambiar y su futuro podría incluso hasta ponerse en tela de juicio…