El FC Barcelona necesita recuperar sensaciones positivas después de la derrota en el feudo del Levante, junto con el empate en el Camp Nou frente al Slavia de Praga. El cuadro culé se verá las caras este sábado 9 de noviembre, a partir de las 21:00 horas, con las de un Celta de Vigo, un duelo que significará el debut de Óscar García (viejo conocido del plantel azulgrana) en el banquillo celeste.

De hecho, el envite podría ser clave para Ernesto Valverde, técnico del Barça, en caso de no sumar los 3 puntos ante un Celta en horas bajas. Según informa ABC, Josep Maria Bartomeu, presidente del actual campeón de nuestra Liga, no dudaría ni un instante en prescindir de los servicios del extremeño en caso de tropezar en la Ciudad Condal frente a la escuadra gallega.

Una decisión que resultaría contradictoria en relación a lo aludido en una entrevista en The Associated Press, puesto que Bartomeu habría ratificado en el cargo a Valverde, además de valorar otros temas de actualidad concernientes a la entidad del Camp Nou. Por tanto, el puesto del que fuera técnico de Valencia, Espanyol o Athletic de Bilbao estaría en el alambre a menos de 2 horas del partido.

El Barça tiene que hacer todo lo posible para remontar el vuelo, especialmente en lo que se refiere a la imagen en el terreno de juego. Los resultados, pese a lo sucedido con Eibar y Slavia, no son del todo negativos, dado que es líder en LaLiga y en su grupo de Champions. Pese a ello, la parroquia culé lleva tiempo molesta con la pérdida de identidad del estilo implantado en su época por Johan Cruyff.