«Llegará un tiempo en que mi edad no me va a permitir estar a la altura de lo que precisa el Barcelona para competir, pero mientras pueda, mientras tenga la fuerza, que me traigan competencia es mucho mejor. Que estén buscando o quieran traer otro número ’9’ no es nada extraño, es la realidad del fútbol». Durante una entrevista concedida al diario Ovación, el uruguayo Luis Suárez ha asumido con absoluta naturalidad que el FC Barcelona haya dado el pistoletazo de salida a la búsqueda de un nuevo delantero capacitado para ir tomando su testigo. «Será mejor para mí, porque me exigirá, será mejor para el club porque se alimentará la competencia y será mejor para el futuro porque podrán ir preparando a un futbolista con la ayuda de todos los grandes jugadores que tiene el Barcelona», añadió.

Sus palabras vienen a confirmar lo que ya era un secreto a voces desde hace tiempo: el deseo del cuadro azulgrana de arrancar el curso que viene con un segundo 9 que pueda convertirse en heredero del punta sudamericano. De hecho, ayer mismo, algunos medios señalaron que el combinado culé estaba valorando ya el fichaje de uno de los nuevos talentos del fútbol europeo, el noruego Erling Haland (FC Salzburgo), pero que su tasación (de unos 100 M€) resultaba por el momento inasumible.

El del nórdico es uno de los nombres que hoy menciona Mundo Deportivo a la hora de analizar la búsqueda que ha emprendido la entidad. Según este rotativo, el mercado actual ofrece desde delanteros veteranos y caros como Pierre-Emerick Aubameyang (Arsenal) y Robert Lewandowski (Bayern Múnich) hasta jóvenes en franca progresión como el citado Haland o Lautaro Martínez (Inter de Milán). Asimismo, el diario señala que arietes de la talla de Harry Kane (Tottenham), Mauro Icardi o Kylian Mbappé (ambos del París Saint-Germain) resultan ahora mismo tan interesantes como económicamente inaccesibles. Asunto a seguir.