El viejo refrán castellano No hay mal que por bien no venga podría aplicarse a partir de ahora al FC Barcelona. El club catalán no podrá acudir a los dos próximas ediciones del mercado de fichajes y se verá obligado a replantear una estrategia que pasaba por invertir hasta 120 M€ en materia de contrataciones.

Buena parte de ese montante iba a ser destinado al refuerzo del eje de la zaga, una demarcación que anda escasa de efectivos desde hace varias temporadas y que el próximo verano, salvo sorpresa, sufrirá la baja del veterano Carles Puyol.

Sin opciones de fichar, la solución a los problemas defensivos pasaría por dar una oportunidad a los zagueros del filial y, de paso, potenciar esa apuesta por una cantera que, desde la marcha de Pep Guardiola, ha quedado relegada a un cada vez más discreto segundo plano.

Si los blaugranas dan el paso, los beneficiados podría ser el portugués Edgar Ié (19 años), el camerunés Macky Bagnack (18) o los españoles Sergi Gómez (21) e Ilie Sánchez (23). Todos ellos han ofrecido un notable rendimiento en el Barça B y esperan con verdadera ansiedad la oportunidad de mostrar sus cualidades en el primer equipo.