Era algo que estaba cantado. Cuando Philippe Coutinho fichó por el FC Barcelona llegó lesionado, y se sabía que su debut provocaría cambios en la plantilla de Ernesto Valverde. Sobre todo porque solamente se fue del equipo Rafinha, quien apenas había participado en la primera parte del curso por su lesión.

La duda estaba entre Denis Suárez y André Gomes, y hace ya más de un mes que intuimos que el español sería la víctima necesaria. Así ha sido, ya que por el momento el ex del Villarreal no ha disputado ni un solo minuto desde la derrota culé en Cornellá ante el Espanyol en la ida de cuartos de final de la Copa del rey (1-0). Ayre tanto él como el luso quedaron fuera de la convocatoria para Eibar.

Tuvo aquel 17 de enero 76 minutos el centrocampista, en los que apenas pudo hacer nada relevante, aunque es justo decir que como el resto de sus compañeros. Y desde entonces no lo hemos vuelto a ver sobre un terreno de juego, mientras la escuadra catalana se metía en la final de Copa y también se dejaba algunos puntos en Liga de forma inesperada.

Coutinho ha ido ganando presencia en el equipo, Paulinho ha rotado pensando en lo que está por venir, y también ha tenido tiempo André Gomes para seguir decepcionando. En cambio, no hemos podido ver a Denis Suárez en todo este tramo de temporada. Se le agota el margen para triunfar en Can Barça…