Dicen muchos entrenadores, analistas y estudiosos del fútbol que más complicado que alcanzar el primer equipo en una gran escuadra es asentarse. Sobre todo en las que miran mucho a la cantera y dan oportunidades a sus jóvenes. Y esto puede servir de ejemplo para lo que ahora sucede con Carles Aleña.

Dejó buenas sensaciones la temporada pasada (30 partidos, 2 goles), parecía entenderse bien con Lionel Messi, y se le dio ficha del primer equipo. A sus 21 años su ritmo de ascensión parecía bueno e ilusionante. Por si fuera poco jugó a buen nivel en el último amistoso de agosto ante el Nápoles en la gira norteamericana, mezclando bien en el centro del campo con Frenkie De Jong y Sergi Roberto. Y este fue el centro del campo titular en San Mamés el pasado 16 de agosto.

Arrancaba la Liga como titular pero no llegó ni a jugar la segunda parte. Ernesto Valverde, después de ver cómo el Athletic Club le superaba en un primer tiempo en el que la medular del FC Barcelona fue borrada del mapa, lo señaló. Aleña dejó su puesto a Ivan Rakitic (que tampoco ha vuelto a jugar) a pesar de que se llegó sin goles al descanso. Hasta aquí nada raro.

Lo preocupante es lo que viene a continuación, pues se quedaba fuera en las siguientes dos convocatorias del entrenador culé, en las que ya estaban Arturo Vidal y Arthur Melo. Este curso la competencia en el centro del campo es bestial, también con Sergi Roberto como supuesto medio. En total 7 jugadores para 3 puestos.

Así que ahora es la hora de la verdad para este futbolista a quien el Real Betis tentaba al final del mercado, según explica Canal Sur Radio. Veremos lo que juega hasta enero pero si sigue así es un firme candidato a salir en el mercado de invierno.