Leo Messi no piensa aún en su retirada. Aunque los años van pasando y el cansancio se acumula, el argentino tiene claro que será su propio cuerpo el que dictamine en qué momento debe colgar las botas. «Uno mismo se da cuenta de hasta cuándo puede seguir. Lo iré descubriendo con el paso del tiempo. Yo mismo seré el primero en decir hasta aquí llegué y no puedo más. O me siento bien para seguir. Con los años lo iré descubriendo», reconoció.

El delantero realizó estas manifestaciones durante una entrevista concedida al diario Marca en la que además admitió que le cuesta asumir que el cuerpo comience a necesitar más tiempo de descanso. «Es difícil porque uno de cabeza está bien, piensa que tiene 25 años y cree que puede seguir haciendo las mismas cosas de entonces. Pero el cuerpo manda y hay circunstancias en las que tienes que tener más cuidado que antes. Asimilarlo requiere un proceso y el prepararse de manera diferente para los entrenamientos y partidos», explicó.

Lo que sí ha digerido con normalidad es el hecho de que, con el paso de los años, su posición del campo se haya ido retrasando paulatinamente. Es más, el jugador no descarta que en la recta final de su carrera actúe habitualmente como centrocampista. «No sé, depende de cómo vaya. Ahora ya generalmente me tiro más atrás, a recibir y estar en contacto con la pelota y con los medios. No sé qué pasará en el futuro», comentó.

Por último, la Pulga aseguró que a lo largo de estos años nunca ha sentido la necesidad de abandonar la disciplina del FC Barcelona. «Cada uno busca sus objetivos y sus experiencias. Yo nunca tuve la necesidad de salir del mejor club del mundo que es el Barcelona donde disfruto de los entrenamientos, los partidos y la ciudad. Es muy completo y siempre tuve muy claro el objetivo en este club como para irme a buscarlo a otro lado», indicó.