Wayne Rooney escala posiciones en la agenda del FC Barcelona. Aunque el inglés no figuraba entre las prioridades de la entidad, el presidente Sandro Rosell ha detectado que el ariete es un jugador que resulta del agrado de los técnicos y de la afición culé y que, por si fuera poco, está decidido a cambiar de aires.

Para lograr su contratación, la directiva se plantea presentar una oferta que resulta, como mínimo, llamativa. Y es que, según relata Sport, para alcanzar los aproximadamente 30 M€ que supuestamente exigirá el Manchester United, los blaugranas incluirían en su propuesta el traspaso de dos futbolistas: Thiago Alcántara y David Villa.

Dado que el primero está valorado en los 18 M€ que figuran en su cláusula de rescisión y el segundo en unos 8 M€, al Barça apenas le quedaría añadir 4 M€ para satisfacer las demandas de los diablos rojos.

Ésta es la teoría, pero en la práctica la oferta cuenta con varios obstáculos. El primero tiene que ver con David Moyes, ya que el preparador escocés no quiere desprenderse de Rooney y tampoco termina de dar el visto bueno a la llegada del Guaje; y el segundo, con el hecho de que si el United desea realmente a Thiago le bastaría con abonar directamente su cláusula sin tener que meterse en complicadas negociaciones.