El próximo domingo 30 de junio se cierra de forma oficial la temporada 2018-2019. En el plano deportivo, el FC Barcelona despedirá el curso con una sensación agridulce, ya que el doloroso palo que supuso caer ante el Liverpool en las semifinales de Champions League y ante el Valencia en la final de la Copa del Rey no ha podido ser compensado con la obtención de un nuevo título ligero.

Económicamente, la entidad tampoco podrá tirar cohetes. De hecho, una información que hoy publica el diario As desvela que el conjunto catalán necesita ingresar entre 50 y 70 M€ durante estos días venideros para así evitar que la campaña se cierre con un doloroso y preocupante déficit en sus cuentas.

Para lograrlo, el club deberá agilizar la venta de varios futbolistas. La más factible es, a día de hoy, la de André Gomes, centrocampista portugués por el que el Everton podría pagar unos 25 M€. Asimismo, los dirigentes también confían en dar salida con cierta rapidez al meta holandés Jasper Cillessen y a los centrocampistas Rafinha y Denis Suárez.

Aunque éstas son la ventas más urgentes, el Barça aún podría deshacerse de más jugadores durante lo que resta de mercado. Eso sí, en muchos casos, estas salidas quedarán condicionadas a la llegada de ofertas realmente interesantes o al posible desembarco de nuevos futbolistas. De hecho, no es descartable que jugadores como Philippe Coutinho o Ivan Rakitic formen parte de la hipotética oferta por Neymar (PSG).