Una vez se han difuminado los rumores que alertaban sobre su posible destitución, el técnico del FC Barcelona, el cacereño Ernesto Valverde, ha comenzado a trabajar con la vista puesta en el curso que viene. El preparador quiere mejorar las prestaciones de una plantilla que en el último curso no ha terminado de mostrarse plenamente competitiva y ya se ha reunido con la directiva para poner sobre la mesa el nombre de algunos jugadores que considera muy interesantes de cara al futuro.

Según cuenta hoy el diario Sport, entre esos futbolistas que resultan del agrado del entrenador despunta Mikel Oyarzabal. El guipuzcoano, de 22 años, ha experimentado una sensacional progresión desde que accedió al primer plantel de la Real Sociedad y es, hoy por hoy, uno de los extremos más completos y solventes del panorama nacional.

Capacitado para actuar por ambos costados del ataque o como mediapunta, el eibartarra ha destacado también en estos últimos tiempos por su combatividad, excelente golpeo de balón y desparpajo, cualidades que el Txingurri considera idóneas para revitalizar una parcela ofensiva en la que ni Malcom ni Coutinho ni Ousmane Dembélé terminan de ofrecerle plenas garantías.

Ya que la Real no tiene intención alguna de traspasarle, el fichaje de Oyarzabal quedaría a expensas del pago de los 70 M€ que figuran en su cláusula de rescisión. El jugador, al que también ha tanteado el Atlético de Madrid, mantiene la misma actitud que cuando fue tanteado por el Athletic Club y opta por no mojarse demasiado a la espera de que sean sus agentes quienes manejen la situación. «Ahora tengo la cabeza en la selección sub’21. Estamos cerca de empezar el torneo y es en lo que me voy a centrar», aseveró recientemente.