El pasado verano, la directiva del Villarreal decidió invertir la nada despreciable cantidad de 14 M€ en la contratación de un futbolista que venía de firmar tres grandes campañas con la Sampdoria, el centrocampista Roberto Soriano (25 años). Apenas cuatro meses después ya puede decirse, sin miedo a equivocarse, que su apuesta resultó ganadora.

En este exiguo margen de tiempo, el transalpino ha confirmado los buenos informes que ya manejaba la secretaría técnica y se ha erigido en uno de los pilares del submarino amarillo (23 partidos oficiales, 4 goles) gracias a su atractiva mezcla de talento, combatividad y polivalencia (puede jugar de mediocentro, mediapunta o en cualquiera de las dos bandas).

Como ocurre en estos casos, su notable rendimiento no ha pasado desapercibido. De hecho, una información de la que se hace eco Mundo Deportivo señala que el aún joven futbolista ha logrado abrirse paso en la agenda de, al menos, un par de grandes escuadras de nuestro país: FC Barcelona y Atlético de Madrid.

Con contrato en vigor hasta junio de 2021, no parece que la directiva castellonense vaya a permitir su fuga con facilidad, por lo que para reclutar al internacional transalpino habrá que dar cuenta de un considerable músculo negociador y abonar una cantidad que supere con creces el dinero percibido por la Samp el pasado verano.