Convertido en el fichaje estrella del Real Madrid el pasado verano después de lograr su incorporación desde el Chelsea, el atacante belga Eden Hazard ha concedido una amplia e interesante entrevista al diario galo L’Equipe. Así, el futbolista ha reconocido que fichar por el equipo merengue es una auténtico sueño destacando que "Fichar por el Real Madrid fue un sueño para mi. Desde que comencé a jugar en el jardín de pequeño, era el club que apoyaba. Zidane era mi ídolo. Cuando le vi en televisión, fue mágico. A menudo íbamos con la familia de vacaciones a España. Pero nunca a Madrid. Siempre que íbamos en coche, la gente me hablaba del Real Madrid".

Reconoció también Eden Hazard que ya tuvo otras oportunidades de fichar por la entidad presidida por Florentino Pérez con anterioridad al apuntar que: "Podría haber firmado antes. Cuando estaba en el Lille, ya existía esa posibilidad. Pero quería probar Inglaterra. Era más fácil que España. Sólo tenía 21 años. Los contactos comenzaron hace dos o tres años cuando me lesioné con la selección. Después del Mundial 2018, quería venir. Pero el Chelsea dijo que no. Y yo tampoco quería dejar al Chelsea de mala forma. Siempre he estado bien con todos mis clubes”. El conjunto que también llamó a su puerta fue el Paris Saint Germain, pero él rechazó la posibilidad, “Nunca. Siempre que el PSG ha contactado conmigo he rechazado. Si algún día tengo que volver a la Ligue 1, será para jugar en el Lille. Rechacé al PSG siempre que quiso ficharme”.

La adaptación

Uno de los temas sobre los que más se ha hablado y ha tenido al belga como protagonista es el de su sobrepeso, cuestión de la que no quiso desmarcarse y sobre la que señaló que “No lo escondo. Cuando estoy de vacaciones, estoy de vacaciones. Soy alguien que coge peso rápido y lo pierde rápido. Cuando estaba en el Lille con 18 años, pesaba 72 kilos. Después, gané masa muscular hasta 75 kilos. En un mal día peso 77 kilos, pero pesaba 80 este verano. Lo perdí todo en diez días”.

Uno de los factores clave en su fichaje es Zinedine Zidane, sobre el que no oculta su admiración y reconoce que “Fue difícil de copiar su juego. Pero cuando mirabas sus controles, sus pases, era elegante. También estaba Henry. No podía hablar de él mucho cuando estaba en el Chelsea (risas). Mi generación veía vídeos de Youtube. Luego, íbamos al jardín e intentaba hacer con mis hermanos lo mismo que hacía Zidane. La primera vez que hablé con él fue en el Mundial y me dijo que sería bueno que fuera al Real Madrid”. Además, apuntó que el galo como entrenador “Habla poco. Es simple. Siempre viene a hablar conmigo antes de un partido para que me sienta cómodo. “Sé feliz”, me dice. Va directo al grano, es alguien normal. Ama a sus jugadores. Mantiene ese lado emocional, sientes que los jugadores están felices de que sea entrenador. Incluso los que no juegan. Nuestros entrenamientos son siempre con la pelota, pequeños movimientos siempre. Es más enmarcado y repetitivo que por ejemplo, Sarri. Estuve tres años con entrenadores italianos y con él es más fácil encontrarte”.

Centrándose en su rendimiento, el protagonista reconoció que “Estoy satisfecho este último mes. He marcado, asistido y provocado un penalti. Los primeros meses no fueron suficientes. Trato de hacerlo lo mejor posible. Este último mes, cogí la pelota, desbordo más, y acelero. En los primeros meses intenté ser simple pero la gente esperara que regatease más”, añadiendo además que “Courtois fue el que más me ayudó en la adaptación al Madrid. Dormimos juntos cuando llegamos y comimos. La integración es fácil porque hay muchos jugadores que hablan francés, como Varane, Mendy, o Benzema. El personal habla francés y es perfecto para mi” para hablar de sus primeros pasos en el club.