Lucas Hernández es a sus 22 años uno de los principales efectivos de un Atlético de Madrid que aspira a todo esta temporada. Afincado desde el curso pasado como lateral izquierdo indiscutible en su club y selección, el galo, que también puede actuar como central, es un zaguero con una proyección extraordinaria y un presente ilusionante. Hemos charlado con él de diversas cuestiones.

Fichajes.com: Han pasado aproximadamente tres meses desde que fuiste coronado vampeón del Mundo. ¿cómo te sientes?

Lucas Hernández: Sí, es cierto que ya han pasado tres meses. Creo que no nos damos cuenta de lo que hemos logrado durante esta Copa del Mundo. Cuanto más tiempo pase, más nos daremos cuenta de lo que realmente sucedió.

F: Didier Deschamps dijo que ahora sus vidas cambiarán. ¿Cómo ha cambiado tu vida?

L.H: Mi vida ha cambiado en todo. Ha cambiado en cómo te mira la gente ahora, en la vida cotidiana. Mis compañeros de equipo y la gente en general me dicen que están con un Campeón del Mundo. Así que es cierto que ha cambiado. Pero es principalmente en la mirada de la gente, que es donde siento la diferencia entre ser un campeón del mundo y un jugador más. Convertirme en un campeón del mundo ha cambiado mi vida.

F: ¿Crees que tienes otro estatus ahora?

L.H: Sí, creo que al ser campeones del mundo, el estatus de los veintitrés jugadores ha cambiado. Somos campeones mundiales, así que creo que todos los clubes quieren tener campeones mundiales en sus equipos.

F: Este título y estas semanas que pasasteis juntos, te acompañarán toda la vida.

L.H: Sí, por supuesto. Creo que el grupo de WhatsApp que tenemos de los jugadores que fuimos al Mundial seguirá vivo en nuestros teléfonos. Creo que en diez, quince, veinte, treinta, cuarenta años, nos volveremos a ver y siempre hablaremos de los recuerdos que compartimos.

F: Una Europa League, una Copa del Mundo y un niño, podemos decir que 2018 es el año más hermoso de tu vida...

L.H: Es cierto que nunca imaginé que iba a tener todo esto. Es algo enorme ser campeón del mundo y convertirse en padre por primera vez quince días después. Es increíble. Mi hijo, cuando sea un poco más grande y se pueda dar cuenta de todo, sabrá que nació el mismo año en que me convertí en campeón del mundo.

F: Convertirse en padre, ¿ te ha cambiado como futbolista?

L.H: Sí, por supuesto. Eso es lo que más me ha cambiado. Ahora no solo pienso en mí. Todo lo que haré será para él. Mi visión de la vida y de las cosas ha cambiado. Todo es ahora para él. Todas las decisiones, todo lo que voy a hacer será pensando en él.

F: Sabemos que España te quiso para su selección, pero finalmente optaste por los blues. Mirando hacia atrás, parece que fue la elección correcta.

L.H: Todo el mundo sabe que hubo un pequeño acercamiento con España el año anterior a la decisión de ir con Francia. Hice una muy buena elección porque soy campeón del mundo con Francia y traje esta segunda estrella en la camiseta aquí (muestra con una sonrisa a las dos estrellas en la camiseta del equipo de Francia, ndr).

Un ascenso meteórico en la selección de Francia

F: Hablaste con Didier Deschamps, quien te convenció para unirte a Francia. ¿Qué relación tienes con él?

L.H: Tengo una muy buena relación con el entrenador. Es un entrenador muy bueno. Es un entrenador cercano a sus jugadores, sabe manejar un grupo muy bien. También era futbolista. Él ha vivido esos largos períodos en los que somos veintitrés jugadores todo el tiempo juntos durante un mes y medio, dos meses. Él, como futbolista, vivió eso. Por eso también se las arregla para gestionar el grupo. Él sabía cómo ser serio cuando tenía que serlo, fue capaz de dejarnos el tiempo libre cuando teníamos que dejar algo. Eso es lo que hizo la diferencia en este grupo con este entrenador.

F: Llegaste a la selección con ela idea de ser el recambio de Benjamin Mendy. Desde el principio, ¿pensaste en ir a por más? ¿Cuándo sentiste que lo habías superado?

L.H: Sí, por supuesto. Como ya he dicho en otras entrevistas, en mi cabeza me dije a mí mismo que yo era el suplente de Benjamin Mendy. Pero sabía que no iba a dejar pasar la oportunidad. Así que en los entrenamientos, en los partidos antes de la Copa del Mundo, lo di todo. Luego, el entrenador tomó la decisión de hacerme titular y tuve la alegría de ganar la copa del mundo. (...) Cuando el entrenador me puso en el primer juego de la Copa del Mundo (contra Australia) y puso a Benjamin Mendy en el banquillo, fue cuando realmente me di cuenta de que El entrenador había decidido ponerme titular. Para no decepcionarlo, supe que sería mi partido, que tenía que darlo todo. Eso es lo que hice. A partir de ahí, en cada juego intenté darlo todo.

F: Cuando quedaban unos meses no estabas en la selección. Todo fue muy rápido para ti. ¿Eres consciente de lo lejos que has llegado?

L.H: No. Creo que soy el jugador por el que fue el más rápido porque llegué hace seis meses al equipo de Francia. Y seis meses después, soy campeón del mundo. Todo fue muy rápido. Será una anécdota que contaré toda mi vida. Dos meses antes de dar la lista para la Copa del Mundo, ni siquiera estaba atrapado en el equipo. Me llevó una vez para hacer los partidos contra Colombia y Rusia (marzo de 2018, ed). La siguiente lista fue la de la Copa del Mundo. Es enorme.

F: ¿Cuándo supiste que el equipo de Francia llegaría al final de la Copa del Mundo?

L.H: Creo que fue durante el partido contra Argentina (1/8 de final). Es el partido que hizo la diferencia. Lideramos al comienzo del partido, luego empataron a 1-1. Luego se adelantaron al inicio de la segunda mitad, al 2-1. Cuando vi al equipo darle la vuelta al partido y ganar este encuentro 4 a 3, me dije a mí mismo después de la reunión que podíamos hacer lo que queríamos. Y lo que queríamos hacer era conseguir esta Copa del Mundo.

F: ¿Te ves convirtiéndote en un líder de esta selección en el futuro?

L.H: ¿Por qué no? Espero. Pero sé cuál es mi papel, cuál es mi camino. Continuaré luchando y lucharé para continuar en este camino.

F: La Eurocopa de 2020, ¿está ya en un rincón de su cabeza?

L.H: Sí, está en un rincón de mi cabeza. Pero ni siquiera me lo imagino porque el fútbol va tan rápido que no puedes imaginar estas cosas. Hace seis meses no estaba ni siquiera allí y seis meses después estoy aquí. Lo contrario puede suceder. Seguiré trabajando todos los días e intentaré llegar al equipo de Francia cuando salga la lista.

FM: El lunes salió la lista para el Balón de Oro. ¿A quién se lo darías?

L.H: Creo que lo sabes (sonríe). Creo que a Antoine Griezmann, que hizo un año excepcional en el que fue elegido mejor jugador en cada título. Antoine merece ganar el Balón de Oro este año.

F: En cada una de sus entrevistas, habla mucho sobre este Balón de Oro. Tenemos la impresión de que le obsesiona.

L.H: No, no está obsesionado con el Balón de Oro. Pero es cierto que él lo quiere. Sería increíble para él, para el club, para Francia. Veinte años después, sería un francés el que ganaría el Balón de Oro. Pero si no es él, creo que será un francés porque este año debe ser un francés que debe ganar. Espero que sea Antoine. Pero si no es él, me encantaría que fuera un jugador francés.

Una larga carrera en el Atlético de Madrid

F: Juegas en el Atlético de Madrid con Antoine Griezmann. ¿Cómo manejaste el post-Mundial y el regreso con los colchoneros?

L.H: Sucedió rápidamente porque apenas teníamos veinte días de descanso. Reanudamos los entrenamientos y debo admitir que todavía tuvimos la cabeza en la Copa del Mundo. Con Antoine, todavía estábamos hablando de eso. Pero cuando jugamos esta Supercopa de Europa contra el Real Madrid, todo volvió a nuestras cabezas y pensamos que la Copa del Mundo había terminado, que teníamos que centrarnos en nuestro club y hacer los esfuerzos para tratar de llegar lo más lejos posible tanto en la Liga de Campeones como en la liga.

F: Has renovado con el Atlético este verano. ¿Te ves teniendo una carrera muy larga allí?

L.H: Espero. Este es mi objetivo. Después del fútbol, va muy rápido y nunca se sabe. Yo, mi objetivo es intentar hacer una gran carrera en el Atlético de Madrid. Pero nunca se sabe, puede haber otras ofertas que sean más interesantes para mi familia y para mí y que nos veamos obligados a partir. Pero mi principal objetivo es permanecer en el Atlético y crecer más en el campo.

F: Thomas Lemar se unió a ti este verano en Madrid. Si tuvieras la opción, ¿qué otro jugador del equipo de Francia reclutarías en el Atlético y por qué?

L.H: Si fuera un director deportivo, me llevaría a todo el equipo de Francia (risas). Creo que el jugador que sería realmente bueno sería N’Golo Kanté. Su estilo de juego, su forma de jugar, creo que sería el jugador ideal para nosotros en Madrid.

F: Cristiano Ronaldo dejó la Liga este verano. ¿Qué lw inspiró a dejar el Real Madrid según tu opinión? ¿Se está debilitando el club merengue?

L.H: No creo que el Real Madrid sea más débil. Pero el Real Madrid y todos los partidarios del Real Madrid no pensaron que Cristiano Ronaldo se iría allí. Creo que fue un golpe. Pero es el Real Madrid, se levantarán porque es uno de los mejores clubes del mundo.

F: Tu hermano Theo pertenece al Real Madrid, donde vivió una temporada complicada el año pasado. ¿Cómo lo sentiste?

L.H: Es cierto que fue un año muy complicado para él porque apenas jugó. Este año, decidió unirse a la Real Sociedad para tener minutos, para sentirse futbolista. Creo que es la elección correcta porque crecerá individualmente para que pueda volver al Real Madrid el próximo año como un verdadero jugador de fútbol.

F: ¿Cómo vivió tu coronación de campeón del mundo?

L.H: Estaba feliz y, sobre todo, muy orgulloso de verme ganar esta Copa del Mundo. Me envió muchos mensajes durante el torneo. En la final estuvo a punto de llorar con toda esta alegría. Él y mi familia estaban muy felices.