Resta todavía 20 días para que se cierre el mercado de fichajes en nuestra Liga. Sin embargo, el Real Madrid ya ha pintado las líneas maestras del que será su proyecto con vistas a la temporada que comienza en apenas unos días. El cuadro de Chamartín se presentaba hoy en el estadio Santiago Bernabéu con un equipo que tiene muchas posibilidades de ser por el que apueste Julen Lopetegui ante el Atlético de Madrid a excepción hecha de lo que ocurra con un Luka Modric que ya ha comenzado los entrenamientos, hoy a tenido unos minutos y previsiblemente estará entre los once que se enfrenten a los azulones en siete días.

El actual campeón de Europa ha centrado su política de fichajes estival en reclutar una serie de jugadores de juventud y talento con los que afianzar no solo el presente, sino también el futuro. Cerrada hace apenas tres días la incorporación de un Thibaut Courtois que hoy no estuvo ni convocado, el belga se presenta como único futbolista llamado a ser titular. Previsiblemente, y a la vista de lo ocurrido durante la pasada temporada, Vinicius parte con cierta desventaja dada la previsible presencia de Marco Asensio o Isco junto a Karim Benzema y Gareth Bale. Mientras tanto, Odriozola será alternativa a Dani Carvajal y Lunin será tercera opción bajo los palos tras el citado Courtois y Keylor Navas.

Continuidad de nombres, cambio de estilo

Tiene el Real Madrid un aire diferente al de anteriores temporadas. Compacto, equilibrado y con una idea clara de fútbol que ya va calando en los futbolistas, la escuadra de Julen Lopetegui está dejando muy buenos síntomas en el que es el año uno tras la salida de un Cristiano Ronaldo al que ya se ve contento y feliz por Turín junto a su nuevo compañero Paulo Dybala tras una exitosa etapa de nueve años sobre el césped del Santiago Bernabéu. Con más toque y un juego más elaborado del que nos tenía acostumbrados, el campeón de Europa ha dejado bien a las claras su deseo de hacerse con los partidos desde el comienzo.

Fue precisamente así como saltó hoy al césped de su estadio con motivo del Trofeo Bernabéu. Lo hacía 91 días después de haberlo hecho por última vez. Y antes de merecerlo el cuadro merengue abría el marcador. Era Karim Benzema el que abría el choque de cabeza aprovechando un servicio de Gareth Bale. El galés era precisamente el que en la recta fina de la primera parte volvía a poner en ventaja al Real Madrid tras la igualada de Gonzalo Higuaín en el 3.

Uno de los momentos cumbre de la cumbre de la segunda mitad estuvo en la banda. Concretamente, cuando Vinicius y Luka Modric saltaron a calentar y la afición local les dedicó una sonora ovación. Mención especial merece el internacional croata subcampeón del Mundo, que después de unos días en el centro de las miradas debido a las informaciones publicadas en Italia acerca de un posible cambio de aires en dirección al Inter de Milán parece absolutamente centrado en en la temporada que tiene ante sí con la elástica blanca. En el terreno de juego los últimos quince minutos, el balcánico se mostró inspirado en un Real Madrid que en el último minuto de choque marcaba el tercero de la noche por medio de un Borja Mayoral que le ha ganado la partida a Raúl de Tomás (3-1). De este modo, el campeón de Europa logró llevarse la victoria ante uno de sus grandes rivales históricos dejando algunos detalles.

Ha sido, sin duda alguna de un test más que interesante para el choque del próximo miércoles ante el Atlético de Madrid. En lo que supondrá la oportunidad para que Lopetegui sume su primer título como entrenador merengue, el envite frente a los del Cholo Simeone significará el punto de partida a una temporada más que interesante para los blancos.