Rodrigo despide la temporada con una sonrisa. El atacante, de apenas 21 años, encaraba su primer curso con el Benfica tras superar una intrascendente cesión en el Bolton (17 partidos, 1 gol) y ha sido capaz de reivindicarse como un ariete capacitado para aportar versatilidad y gol a cualquier delantera.

Aunque apenas ha sido titular en 11 choques de Liga Sagres (ha jugado un total de 22), el hispano-brasileño ha logrado sumar 9 tantos, una estadística que no ha pasado desapercibida para los grandes clubes del continente.

De hecho, el diario portugués O Jogo asegura que Arsenal, Manchester United y Real Madrid han reactivado la puja para hacerse con los servicios de un futbolista que, curiosamente, tuvo que abandonar la disciplina merengue por la falta de oportunidades para asomarse al primer equipo.

Cuestionado por su futuro, el punta no dudó en reafirmar su compromiso con el conjunto que se gastó 6 M€ en su contratación. «Hoy no me iría a ningún sitio. Me gustaría seguir haciendo las cosas bien en el Benfica, y el año que viene ser mejor jugador y más regular de lo que he sido este año. Quiero quedarme aquí muchos años», espetó.