Pese a la importante inversión realizada en nuevos fichajes a lo largo del pasado mercado estival, el Real Madrid dejó algunos deberes por hacer. Entre los principales se encuentra el no concretar la incorporación de un nuevo futbolista con el que apuntalar una medular que había sufrido la salida de distintas piezas como Dani Ceballos y Marcos Llorente.

Distintos nombres propios aparecieron en escena, como fueron los casos de Paul Pogba, Donny van de Beek, Bruno Fernandes o el danés Christian Eriksen, futbolista del Tottenham cuyo contrato con la escuadra de Londres expira el próximo 30 de junio y ahora ha regresado a escena como alternativa para el próximo mes de enero.

Sin embargo, parece que el exfutbolista del Ajax no es la única posibilidad a tener en cuenta. Esto es precisamente lo que se apunta en las páginas del conocido tabloide inglés The Guardian, fuente según la cual la entidad presidida por Florentino Pérez se ha visto seducida por las prestaciones que está ofreciendo uno de los jóvenes talentos con mayor porvenir del fútbol inglés.

Concretamente, se trata de James Maddison, centrocampista nacido hace 22 años en Coventry que está ofreciendo unas brillantes prestaciones con la elástica del Leicester (8 partidos durante el presente curso con 3 goles y 2 asistencias) después de un pasado curso en el que ya fue uno de los pilares de los foxes. Tasado por su equipo en nada menos que 100 M€, y vinculado con otras escuadras de primer nivel en la propia Premier League como Manchester United, Tottenham o Liverpool, no cabe duda que la carrera para hacerse con los servicios del centrocampista se presenta tremendamente reñida.