El pasado domingo, Javi Martínez dio un paso más en su imparable progresión hacia la élite del fútbol europeo. El mediocentro, además de su habitual despliegue físico, dejó una imborrable huella de su talento al firmar un tanto digno de Leo Messi.

En apenas una baldosa, el navarro sentó a tres defensas del Almería y con un sutil disparo pegado al palo superó a Diego Alves. El gol, recibido con pañuelos blancos en San Mamés, le liberó de su condición de centrocampista exclusivamente defensivo para convertirle en un todoterreno capaz de aunar trabajo de recuperación, creación de juego y presencia en ataque.

Este envidiable elenco de cualidades ha provocado su ascenso en la agenda de un club que ya trabaja con intensidad en la planificación de la próxima temporada, el Real Madrid.

Y es que, si hace unos días el jugador del Athletic de Bilbao era una opción secundaria (ver artículo), ahora es ya, según la Cadena Ser, uno de los futbolistas más deseados por la secretaría técnica de la entidad merengue.