Despedido del Real Madrid hace casi cuatro meses debido a los malos resultados que venían acompañando al cuadro de Chamartín durante toda la temporada, el que fuera seleccionador español Julen Lopetegui ha repasado su breve etapa de 139 días al frente del campeón de Europa. Lo ha hecho en Football Daily, podcast de Guillem Balagué.

Así, uno de los primeros temas a tratar fue su salida de la selección española cuando todos los ojos estaban puestos en el Mundial de Rusia. «No fue fácil para mí. Trabajamos muy duro durante dos años, sentimos que estábamos listos para tener una fantástica Copa del Mundo. Dos meses antes, cuando firmé un nuevo contrato con España, pusieron una cláusula de compra. Fue idea de Luis Rubiales, lo acordé con él sin problema y luego sucedió (la oferta del Real Madrid). El tiempo no fue elegido por mí ni por el Real Madrid. Dije que sí, pero sabía que mi única responsabilidad era el Mundial. Mantenerlo en secreto durante un mes es imposible y no era honesto. Estábamos convencidos de que era mejor tener una conferencia de prensa para abrir y cerrar el tema, y después de eso, el único foco era la Copa Mundial», destacó el exfutbolista.

Además, el citado Julen Lopetegui añadió que «Los jugadores estuvieron fantásticos. Después de comunicárselo (el fichaje por el Madrid), tuvimos nuestra mejor sesión de entrenamiento de las tres semanas de preparación, así que nos sentimos muy felices, pero al final el presidente tomó esa decisión. Fue un momento muy difícil y nunca lo olvidaré porque fue una sorpresa. Sentí que era muy injusto».

Un periplo sin suerte

Tras su despido en la selección nacional llegó el momento de viajar a Madrid desde Rusia y ser presentado. «Fue un vuelo de cinco horas y no dije nada, pero eso es vida. Fue una experiencia muy difícil, pero hay que intentarlo y ponerlo en una situación positiva (…) No dormí; no sabía dónde estaba. Un día estaba en Rusia entrenando para la Copa del Mundo, y al siguiente estaba en el Santiago Bernabéu con un nuevo equipo. Fue muy rápido, difícil de asimilar y las emociones eran altas. Fue difícil que me dijeran que abandonara el Mundial, fue un sueño en el que trabajé duro».

Sin embargo, y pese a todas las ilusiones que se habían depositado en el proyecto, los resultados no llegaron. «Solo esperas tener tiempo para encontrar una solución porque estas cosas pueden equilibrarse durante una temporada. Estábamos seguros de que esta situación iba a pasar. No tuve tiempo, esa es la mejor manera de explicarlo», rememora el técnico antes de añadir que «Tengo todo el respeto por el nuevo entrenador y su staff. Y a los jugadores, los quiero, tuvieron una actitud fantástica conmigo. Nunca diré una mala palabra sobre el Real Madrid. Entrenar en este club es una experiencia fantástica para cualquier técnico. Esperaba que podía tener más tiempo pero debo mirar hacia el futuro».

Con vistas al futuro, una de las opciones que aparece en el horizonte es la Premier League, algo que el técnico no descarta: «Un entrenador necesita estar abierto para el futuro, pero si puedo elegir, prefiero estar en las mejores ligas. Inglaterra es una liga fantástica. Cuando ves un partido en Inglaterra, puedes sentir la atmósfera, el respeto por los jugadores y los entrenadores, esto es muy importante. Quiero sentir eso. Por supuesto, España también es una liga fantástica, con jugadores y entrenadores fantásticos, pero ya veremos...»