A la espera de que se esclarezca la naturaleza de la lesión que ahora sufre, y que tiene preocupados a Tottenham y selección de Dinamarca, Christian Eriksen apunta a ser uno de los protagonistas de mercado próximamente por varias razones más o menos obvias.

En primer lugar acaba contrato en 2020, como Eden Hazard, con el Chelsea, y antes de conocerse su nueva dolencia ya había serias dudas sobre esa ampliación. Por otro lado, cobra fuerza en diferentes medios la opción de que sea el relevo de Luka Modric en el Real Madrid.

Autor de 15 goles en 50 partidos de la temporada pasada, a sus 26 años es el verdadero motor ofensivo de los spurs por su gran talento y personalidad. Aunque se desenvuelve en posiciones más adelantadas que el croata normalmente, su visión de juego y capacidad asociativa le permiten actuar en varias demarcaciones.

Tiene además un gran disparo, una depurada técnica y unas excelentes cualidades como asistente, que le permiten generar gran peligro entre las defensas rivales. Es un jugador de talla mundial, por quien según OK Diario el campeón de Europa desea seguir la misma estrategia que con el belga para el verano que viene, aprovechando su situación contractual. Deberá ser él, eso sí, quien fuerce su salida, un plan que Daniel Levy ya conoce porque Modric y Bale lo ejecutaron a la perfección hace más de un lustro.