Por lo que se viene contando últimamente, el Real Madrid abordará el próximo verano una profunda reestructuración de su plantilla. Tras varios años en los que se ha apostado por mantener el bloque y contratar jóvenes talentos, el club cree que ha llegado la hora de insuflar aire fresco a una plantilla que ha dado evidentes síntomas de agotamiento a lo largo de la presente temporada.

Para poder acometer los numerosos fichajes que ya tienen en mente cuerpo técnico y directiva se antoja necesario que, con anterioridad, se agilice la operación salida y se busque acomodo para aquellos jugadores que, por unos motivos u otros, ya no tienen espacio en los planes del conjunto blanco.

Según cuenta OK Diario, los tres futbolistas que ahora misma cuentan con más opciones de ser traspasados son el galés Gareth Bale, el dominicano Mariano Díaz y el español Jesús Vallejo. Por el primero, el rotativo asegura que los merengues confían en recaudar unos 120 M€; mientras que los otros dos podrían dejar un beneficio de 30 y 10 M€, respectivamente.

Asimismo, el club tampoco descarta la venta de otros futbolistas que podrían reportar suculentas ganancias. En este grupo figurarían los ya cuestionados Marcelo e Isco (ambos por 80 M€), el ahora cedido James Rodríguez (40 M€) y jugadores que en principio sí parecían tener espacio en el próximo proyecto como Dani Ceballos (30 M€), Casemiro (60 M€) o Lucas Vázquez (30 M€).

Lógicamente, el digital puntualiza que es muy probable que los de Chamartín no puedan desprenderse de todos estos futbolistas, pero sí deja claro que con el dinero obtenido por las ventas, la entidad confía en cubrir entre el 50 y 70 por ciento del gasto en fichaje.