La celebración de torneos internacionales provoca en ocasiones la aparición en escena de futbolistas no demasiados conocidos para el gran público pero que saltan al primer plano internacional. Claro ejemplo son estos Juegos Olímpicos, donde junto a los nombres por todos conocidos de Neymar, Oscar o Damiao, también ha aparecido otros.

Entre estos se encuentra Ki Sung-Yueng, centrocampista del Celtic de Glasgow de apenas 23 años que ha protagonizando un destacado campeonato defendiendo los colores de Corea del Sur, selección con la que aspira a alzarse con la medalla de bronce, si bien antes deberán doblegar a la complicada Japón.

El buen nivel mostrado por el asiático en la cita olímpica, unido a su buen hacer en el Celtic de Glasgow (42 partidos, 7 goles el último curso), ha provocado el interés de importantes conjuntos, según relata talkSPORT.

Entre estos se encuentran Arsenal y Atlético de Madrid, si bien las demandas por parte del cuadro escocés (con el que acaba contrato en 2014 y piden 7,5 M€) complican su posible desembarco en ambos conjuntos.