Será probablemente uno de los asuntos a los que más tendrá que responder Zinedine Zidane este viernes en rueda de prensa. El Real Madrid retomará el sábado la competición recibiendo nada menos que a la Real Sociedad en el Santiago Bernabéu y las miradas estarán puestas en Gareth Bale.

Veíamos ya hace unas horas que el propio entrenador francés no piensa hacer nada especial con el jugador, sino dejar que todo siga su curso. Eso sí ahora tiene a Rodrygo que está en un gran estado de forma y le podría restar minutos. Por otro lado, está la postura del club que la desvela Marca.

«Ni lo vamos a regalar, ni nada por el estilo. Volverá a ser decisivo», señalan desde el cuadro blanco una fuente autorizada al citado medio. De manera que el combinado de Chamartín, donde su posado con la famosa pancarta ha levantado ampollas, no quiere repetir lo sucedido en verano cuando tenía el claro cartel de transferible.

Eso no quiere decir que no se contemple su salida en enero, pues si ya se buscó en verano podría darse ahora. Pero la idea es no devaluar a este jugador, que de momento debe seguir siendo pieza importante en la plantilla merengue. Veremos qué sucede ahora que hay dos partidos seguidos en casa.

De momento, como también veíamos hace horas, ya hay varios destinos posibles para el atacante. Aunque esta tarde As explica que la opción del Tottenham cobra ahora fuerza con el desembarco de José Mourinho, quien lo quiso ya en 2017 para el Manchester United.