Apenas 8 goles encajados en 12 jornadas de Premier League. Ésa es la estadística que, en buena medida, explica la excelente clasificación del Leicester City, conjunto que ocupa el segundo puesto de la tabla. Los foxes son actualmente el equipo menos goleado de una competición en la que el líder, el Liverpool, ha recibido 10 tantos.

Su rendimiento defensivo resulta tan notable que un club que este curso está mostrando una cara bastante decepcionante en ese aspecto, el Manchester City, no ha dudado en situar en su punto de mira a los dos centrales que habitualmente forman parte de los onces iniciales que pone en liza Brendan Rodgers, el norirlandés Jonny Evans (31 años) y el turco Çaglar Soyüncü (23). Hasta la fecha, ambos han sido titulares en todos los encuentros disputados por su escuadra.

Aunque la directiva de los citizens estaría dispuesta a realizar un gran esfuerzo para reclutar a este par de futbolistas que resultan del completo agrado de Pep Guardiola, lo cierto es que cuesta creer que la entidad del King Power Stadium vaya a permitir su fuga en mitad de una temporada en la que, como mínimo, ya se han ganado el derecho a soñar con uno de los puestos que dan derecho a disputar la próxima edición de la Champions League.

En el presente curso, la zaga de los skyblues se ha visto seriamente diezmada por las lesiones, hasta el punto de que en numerosos choques, el técnico catalán se ha visto obligado a situar al brasileño Fernandinho de improvisado central. Asimismo, estos problemas defensivos también tienen que ver con la marcha de un Vincent Kompany para el que no se buscó un recambio de garantías.