Extraordinario reto el que aún tiene por delante el Real Madrid. En los ya menos de dos meses que nos separan del cierre el mercado estival, el cuadro blanco debe agilizar la operación salida y encontrar acomodo para todos esos jugadores que, por unos motivos u otros, no entran en sus planes de cara al futuro.

Tal y como cuenta el diario As, aunque ya ha traspasado a Mateo Kovacic (Chelsea), Marcos Llorente (Atlético de Madrid), Raúl de Tomás (Benfica), y Theo Hernández (AC Milan), y ha cedido a Luca Zidane (Racing de Santander), Sergio Reguilón (Sevilla) y Martin Odegaard (Real Sociedad), el club blanco aún cuenta con 30 piezas en su plantilla, cantidad que podría incrementarse si finalmente se completa el fichaje de Paul Pogba.

Por eso, a día de hoy, se antoja necesario que la entidad se deshaga de al menos 6 jugadores para así poder iniciar la Liga con el máximo de 25 fichas permitido. Y la tarea, como ya hemos comentado, resulta complicada, puesto que ni los futbolistas implicados terminan de ver con buenos ojos el cambio de aires ni existen clubes realmente interesados en su fichaje. De hecho, solo el colombiano James Rodríguez parece ahora mismo con opciones reales de abandonar la entidad rumbo al Nápoles.

El resto de descartes deberían salir del grupo conformado por los zagueros Nacho y Jesús Vallejo; los centrocampistas Dani Ceballos, Isco y Lucas Vácquez, y los atacantes Gareth Bale y Mariano Díaz. Para aliviar la delicada situación, los de Chamartín al menos podrán hacer ficha del filial al recién llegado Rodrygo y así rebajar a 5 el número final de bajas.

Infografía diario As