Granada 1 – 1 Atlético de Madrid

Después de afrontar el parón internacional por los compromisos de selecciones, el Atlético de Madrid deseaba seguir la estela de un FC Barcelona que había doblegado al Leganés en Butarque en el duelo inaugural de la jornada sabatina. La decimocuarta cita de la competición en LaLiga Santander implicaba que los 4 equipos españoles que se encuentran en liza en la Liga de Campeones saliesen a la palestra este sábado 23 de noviembre, donde los pupilos de Diego Pablo Simeone se desplazaban al sur de España para medirse con el Granada.

Vitolo Machín y Ángel Correa trataron de asociarse nada más arrancar el envite, pero su conexión no fue precisa. Poco después, Álvaro Morata quiso poner en apuros a Rui Silva, aunque el cancerbero luso atajó el cuero sin complicaciones. Koke Resurrección, el capitán colchonero, colgó el esférico al área al cuarto de hora de partido, aunque el colegiado decretó falta en ataque sobre Roberto Soldado. Un veterano ariete que acabaría siendo más protagonista por sus encontronazos con sus adversarios que por su incidencia en el césped, tónica habitual durante la mayor parte del presente curso 2019-2020.

Rui Silva tendría que intervenir superado el ecuador de la primera mitad, instante en el que Vitolo, el más activo de los suyos en los 45 minutos iniciales, trató de perforar el fondo de las mallas de la meta del Granada. El ex de Sevilla o Las Palmas probaría fortuna poco después, pero Domingos Duarte, uno de los mejores centrales de LaLiga, taponaría el golpeo del extremo. Habría que esperar hasta la media hora de batalla para que los nazaríes se aproximasen a los dominios de Jan Oblak, si bien es cierto que el disparo de Antonio Puertos no inquietó en exceso al esloveno.

Ramón Azeez, un auténtico correcaminos en el centro del campo de los locales, lo intentaría en el tramo decisivo de la primera parte, pero estuvo muy atento Koke. Vitolo lo intentaría por enésima vez, aunque Rui Silva volvería a mostrarse como un muro casi inexpugnable. La parroquia andaluza reclamó la segunda amarilla para Correa por simular una pena máxima, pero no lo interpretó así el trencilla. El Granada arrancó el segundo acto con intensidad, con una triangulación entre Álvaro Vadillo, Soldado y Puertas, aunque este último no pudo conectar con el balón.

El Atlético de Madrid dispuso de un par de oportunidades para ponerse por delante, si bien es cierto que no estuvo demasiado acertado. Momento en el que Simeone se decantó por Thomas Lemar, en detrimento de un Correa que no estuvo demasiado acertado. Aun así, tendría que ser Renan Lodi, uno de los mejores fichajes de la campaña 2019-2020, el encargado de aventajar a las tropas del ’Cholo’ batiendo por debajo de las piernas a Rui Silva tras recibir un pase interior (0 – 1). De hecho, se convertía en el primer gol de un zaguero de los rojiblancos en esta Liga.

Diego Martínez, técnico de los locales, que ha renovado recientemente su vinculación con el Granada, sería expulsado por el árbitro por sus airadas reclamaciones contra la actuación del colegiado. Curiosamente, sus hombres le darían una alegría, aunque no lo comprobaría desde su zona técnica, a través de una diana convertida por Germán Sánchez en una acción a balón parado (1 – 1. Sexto tanto de estrategia (y de cabeza) de los andaluces en el presente curso, que, además, suponía el quinto encuentro consecutivo de Oblak encajando, como mínimo, un gol. Lo intentó el Atleti por activa y por pasiva para llevarse el gato al agua, aunque sin mucha fortuna, por lo que se firmarían las tablas en el luminoso del Nuevo Estadio de Los Cármenes.