Real Mallorca 1 – 0 Real Madrid

Zinedine Zidane tuvo que improvisar el XI inicial con motivo de las bajas que tenía en su plantilla, si bien es cierto que acumuló mucho talento en la parcela ofensiva con James Rodríguez, Isco Alarcón, Vinícius, Karim Benzema y Luka Jović. Casemiro sería el responsable de aportar, como viene siendo habitual, el equilibrio en la medular, mientras que la retaguardia (con Thibaut Courtois bajo palos) estaría compuesta por Álvaro Odriozola, Sergio Ramos, Éder Militão y Marcelo.

El de Benalmádena, que está en la agenda del Manchester City para ejercer el rol de David Silva con Pep Guardiola al mando de su proyecto, probaría fortuna nada más arrancar la contienda, pero su disparo fue a parar mansamente a las manos de Manolo Reina. James también se aproximaría a las inmediaciones del área bermellona, pero Dani Rodríguez se mostró muy seguro para impedir que el envío del cafetero fuese a parar a buen puerto. Poco después, Courtois se vio en la obligación de intervenir tras un envío de Aleix Febas.

La primera gran ocasión del partido iba a significar un auténtico jarro de agua fría para el equipo de Zidane. Lago Junior demostró su profundidad, en este caso partiendo desde el costado izquierdo del ataque balear, y le buscó las cosquillas a un Odriozola que rinde a las mil maravillas en la parte ofensiva, pero que experimenta muchas dificultades a la hora de defender. El de Costa de Marfil se zafó de la presión del ex de la Real Sociedad y, posteriormente, batió a Courtois con un disparo cruzado ante el que nada pudo hacer el cancerbero belga (1 – 0).

De hecho, el castigo pudo ser todavía mayor a los pocos instantes de la diana de Lago Junior. El propio jugador africano sería el que provocaría que el tanto de Ante Budimir, en posición antirreglamentaria al recibir el cuero de su compañero, fuese invalidado a instancias del VAR para tranquilidad de un Zidane que no tenía las cosas nada claras desde su zona técnica. Hay que destacar que el ariete del cuadro bermellón definió a la perfección, haciendo inútil la estirada de Courtois.

Lago Junior, de los más activos en el tramo inicial del duelo, realizó un centro muy medido, pero no pudo encontrar ni a Budimir, ni a Febas. Vinícius empezaría a entonarse con el transcurso del choque, dando claras muestras de su habilidad para encarar en el uno contra uno, aunque le seguía faltando acierto de cara a portería. El Real Madrid tuvo el gol del empate en las botas de Benzema, previo pase exquisito de James, pero el golpeo del galo se estrelló contra el travesaño.

Casemiro lo intentaría con un disparo de larga distancia, aunque su golpeo no se caracterizó por ser el más preciso de su repertorio. Benzema volvería a crear peligro, en esta oportunidad al poco de arrancar el segundo acto, pero Reina estaría realmente seguro para atajar el esférico. Takefusa Kubo, que saltó al campo en el segundo acto, intentó llevar a cabo una acción individual con el esférico pegado a su pie, pero Vinícius cooperó en tareas de repliegue para arrebatarle el cuero al japonés.

Sergio Ramos, que tuvo muchos problemas para compenetrarse adecuadamente con Militão en el eje central de la zaga, lanzaría un libre directo desde una situación más que interesante para batir a Manolo Reina. Aun así, el golpeo del capitán del Real Madrid y de la Selección de España se marcharía por encima del larguero. La tesitura se le pondría todavía más cuesta arriba a los merengues con motivo de la expulsión por doble cartulina de Odriozola, quien estuvo superado en todo momento por Lago Junior. La segunda mitad tuvo un ritmo inferior a la primera, propiciado porque el Mallorca supo jugar sus cartas para sumar 3 puntos vitales en su lucha por la salvación. Por su parte, el conjunto blanco cede el liderato de LaLiga Santander y su primera derrota de la campaña en el torneo de la regularidad 2019-2020.