Todos los indicios apuntan a que el Real Madrid tiene encauzado el fichaje de Kepa Arrizabalaga, que acaba contrato en junio con el Athletic de Bilbao y podría fichar ahora en enero por 20 M€ o bien en verano de forma gratuita. Son por tanto muchas pistas las que indican que el vasco aterrizará en el Santiago Bernabéu.

Evidentemente esto supondrá cambios en la meta del conjunto merengue, que pueden comenzar con la salida de un Kiko Casilla que ha dejado muchas dudas en los partidos en los que ha participado en este ejercicio. Afincado como segundo portero, el canterano ha tenido actuaciones para el olvido y ha quedado claramente señalado.

Pero también inquieta este fichaje el futuro de Keylor Navas, portero titular en las dos últimas Champions League conquistadas por el club, y campeón de Liga la campaña pasada. Pese a su gran rendimiento en cuanto a títulos, el costarricense tampoco se ha librado nunca de la sombra de la sospecha y ha tenido que salir continuamente al paso de los rumores.

Una situación que viene de lejos

Llegaría por tanto Kepa al campeón de Europa en una época en la que, pese a los recientes éxitos, no han tenido los arqueros merengues una vida sencilla. Desde que en su tercera campaña José Mourinho decidiera sentar a Iker Casillas y fichar a un Diego López con el que tuvo que competir dos años, ningún arquero ha vivido cómodamente.

Fue el de Móstoles el último que generó consenso durante una década, hasta su ruidoso final en el que la afición estaba dividida con respecto a su figura. El gallego Diego López también tuvo un paso complicado por alusiones en el club hasta que se decidió su salida al AC Milan en el verano de 2014, un año antes de que se fuera el citado Iker Casillas por decisión propia, antes del cantado y fallido fichaje de David De Gea.

La sombra del arquero del Manchester United, y en menor medida la de otros como Thibaut Courtois o Gianluigi Donanrumma, han sobrevolado la estancia de Keylor Navas en el puesto. Ahora, casi con toda seguridad, llega Kepa Arrizabalaga como una gran apuesta de futuro por un arquero llamado a ser el inquilino habitual de la portería de la Selección Española.