Época de cambios en el equipo de Nervión que, a falta de concretar la cabeza de su proyecto deportivo, sigue acumulando nombres en la agenda como potenciales refuerzos de la entidad de cara a la próxima temporada. La labor de scouting del club no frena a pesar de no contar con la pieza clave en la pirámide para la toma de decisiones, y esto permite al club elaborar una amplia lista que presentarán al candidato electo para el cargo.

Esta vez, las señales apuntan a la parcela ofensiva del Sevilla, quien ha presentado la necesidad de un impulso de cara a la próxima temporada ante la falta de acierto de cara al gol. Una escasez que solo ha sido paliada por la presencia de Wissam Ben Yedder, pero que ha dejado los números del resto de componentes en un estado raquítico. Por esto, se han señalado los nombres de Grégoire Defrel y Thorgan Hazard como posibles incorporaciones.

En primer lugar, en un interés recogido por Estadio Deportivo, el atacante de la Roma no ha vivido su mejor año en la capital de Italia. Tras una inversión importante del conjunto giallorossi, este no ha respondido a las expectativas, quedando relevado a un puesto de suplente que no le ha permitido copar el protagonismo que sí tuvo en su etapa en el Sassuolo. Los italianos estarían dispuestos a darle salida y, abogando a las buenas relaciones existentes con Monchi, su opción podría estar aventaja a la de otros competidores al tratar de reclutarle.

Una opción atractiva para Thorgan Hazard

El hermano de Eden Hazard tendría una atractiva razón para cambiar el Borussia Mönchengladbach por el conjunto hispalense. La ausencia de competición europea la próxima temporada para los alemanes puede marcar el antes y después en el club para algunos de sus jugadores que, por ambición, pueden decidir tomar la puerta de salida.

Este punto sería el que podría cautivar al destacado futbolista para cambiar de club. De hecho, este ya ha alabado al cuadro andaluz a través de la cadena RTBF: «El Sevilla es un gran club, es un buen equipo que juega en lo alto de la tabla y en Europa casi todos los años. Es un gran club, pero el Mönchengladbach también». La decisión en su futuro, que podría emplazarse hasta después de la disputa del Mundial, podría llevar al extremo a LaLiga. No obstante, quedaría lidiar con el montante de su salida, que puede significar un problema al tener contrato en vigor hasta 2020.