Aunque aún no sabe si Unai Emery seguirá al frente del equipo la próxima temporada o acabará sucumbiendo a los cantos de sirena del París Saint-Germain, la directiva del Sevilla continúa trabajando en la planificación del curso que viene. Ayer mismo cerró la contratación del talentoso Pablo Sarabia (procedente del Getafe) y en las próximas horas esperan hacer los propio con otro par de futbolistas.

El que cuenta con más opciones de aterrizar en el Ramón Sánchez Pizjuán es Hiroshi Kiyotake. El centrocampista nipón, de 26 años, se había paseado por la agenda sevillista en anteriores ediciones del mercado, pero fue a raíz del descenso del Hannover 96 a la segunda división alemana cuando los de Nervión comenzaron a estrechar el cerco. Según explica hoy Bild, el fichaje podría cerrarse en breve por unos 6,5 M€.

Algo más caro le saldrá al conjunto andaluz hacerse con los servicios de Wissam Ben Yedder (25 años). Tal y como explica Estadio Deportivo, el acuerdo con el jugador es ya un hecho, pero su incorporación definitiva sigue a expensas del acuerdo con el Toulouse. Los sevillistas están dispuestos llegar hasta los 7,5 M€, pero la entidad francesa quiere estirar aún más la cuerda y exige el pago de los 10 M€ que figuran en su cláusula de rescisión.

El versátil delantero, que puede moverse por ambos costados del ataque o en posiciones más centradas, ha destacado esta temporada por su habilidad, verticalidad y su notable capacidad de remate, cualidad que le ha permitido acumular 23 goles en los 41 partidos oficiales disputados con su equipo, al que en buena medida ha alejado con sus tantos del descenso (han acabado cuartos por la cola).