Son muchos los equipos de LaLiga Santander que han empezado con serias dificultades el presente curso. Sin duda, el caso más sorprendente es el del Celta de Vigo. El cuadro celeste acumula mucho talento en su parcela ofensiva, donde reúne a jugadores con un toque del cuero exquisito. Iago Aspas, Santi Mina, Rafinha Alcántara, Denis Suárez, Fran Beltrán o Brais Méndez, sin pasar por alto la importancia de Stanislav Lobotka, tienen calidad más que suficiente para revertir la situación de los gallegos (son decimoséptimos con 6 puntos).

Es por ello que Fran Escribá está recibiendo varias críticas, si bien es cierto que el valenciano consiguió enderezar el rumbo del Celta durante el pasado curso. Otro míster que está en el alambre es David Gallego, pese a que Joan Capdevila, director de relaciones instituciones del RCD Espanyol, haya confirmado la confianza de la secretaría técnica de los pericos en el de Suria. Los blanquiazules se encuentran en puestos de descenso, ya que han sumado 5 de los 21 puntos que ha habido en juego. ¿Podrán salir de la zona comprometida de la clasificación?

Tampoco se puede obviar el complicado inicio de campaña que está experimentando el CD Leganés, con Mauricio Pellegrino al frente de la tripulación pepinera. Es cierto que los madrileños pasaron por varias dificultades en el tramo inicial del pasado curso, instante en el que el triunfo contra el FC Barcelona en Butarque fue un auténtico punto de inflexión en el devenir de su travesía por LaLiga. Por ahora, es el farolillo rojo de la competición con 2 puntos (empates meritorios con Valencia CF y Athletic Club).

Un conjunto que está acusando la exigencia de la competición de la regularidad es el RCD Mallorca, sobre todo comparando su tesitura con los otros 2 recién ascendidos a Primera División. Si Granada CF y CA Osasuna, especialmente los nazaríes, están brillando con luz propia, el plantel bermellón está penúltimo con 4 puntos. Aun así, la apuesta de la directiva por Vicente Moreno se mantiene intacta. Por último, Joan Francesc Ferrer ’Rubi’ no termina de encajar adecuadamente sus piezas en el Real Betis. Los verdiblancos están más cerca de los puestos de descenso que de la zona que se había marcado como objetivo. A ésto hay que sumar el varapalo anímico que aconteció en el Estadio de la Cerámica, donde fue vapuleado por el Villarreal CF al contragolpe, así como el triste empate de ayer ante el Eibar en casa.