Por su experiencia y regularidad, el senegalés Kalidou Koulibaly (28 años) es uno de esos futbolistas que resultan del agrado de la mayoría de grandes conjuntos europeos. De hecho, no es extraño que, periódicamente, los medios le vinculen con aquellas escuadras que desean mejorar las prestaciones de su zaga.

Entre los clubes que, en algún momento, se han interesado por su situación figura el Real Madrid. Aunque el pasado verano cerraron el fichaje del brasileño Éder Militao y aún mantienen bajo su control al talentoso Jesús Vallejo, los blancos no descartan lanzar sus redes sobre un zaguero al que consideran idóneo para ir tomando el testigo de Sergio Ramos (el de Camas cumplirá 34 años el próximo mes de marzo).

Además de por sus cualidades futbolísticas, Koulibaly resulta ahora mismo muy interesante por la delicada situación que atraviesa su club, el Nápoles. Tal y como relata CalcioMercato.com, los celestes han perdido fuelle en la presente temporada y su volcánico presidente, Aurelio de Laurentiis, ya ha dejado claro que, si la situación no mejora, dará un importante lavado de cara a su plantilla en las próximas ediciones del mercado.

Con contrato en vigor hasta junio de 2023, el precio del africano se ha situado hasta la fecha por encima de los 100 M€. Sin embargo, si el mandatario napolitano se presta a negociar, parece lógico que su tasación sufra un importante bajón que facilitaría el aterrizaje en el Santiago Bernabéu.