Apenas 25 partidos oficiales y sólo 5 de ellos como titular. Ésa es la aún discreta estadística que adorna el currículum profesional de Richairo Zivkovic, futbolista que encara su segunda temporada con la primera plantilla del FC Groningen.

Pese a sus exiguos números, el joven jugador (apenas 17 años) ya ha sido capaz de llamar la atención de multitud de grandes clubes del continente. De hecho, varias informaciones recogidas hoy por medios holandeses señalan que el futbolista figura en la agenda de FC Barcelona, Spartak Moscú, Chelsea, Arsenal, Manchester City, AC Milan o Juventus.

Comparado con Arjen Robben por su velocidad, verticalidad y capacidad de regate, el atacante destaca también por su polivalencia, cualidad que le permite desenvolverse por ambos costados del ataque o en posiciones más centradas.

De madre serbio y padre antillano, Zivkovic fue criado por su abuelo Marko, un técnico aficionado que le inculcó su pasión por el fútbol y que dio el primer impulso a una carrera profesional que ya le ha permitido alcanzar la Eredivisie y la Selección de Holanda sub’19.