Neymar se convirtió en uno de los grandes protagonistas del mercado de fichajes a lo largo del pasado verano. El atacante brasileño mostró su deseo de cara a abandonar la disciplina de un Paris Saint Germain donde llegó dos años antes a cambio de nada menos que 222 M€. El internacional brasileño consideraba que su ciclo en las filas del conjunto galo había concluido e intentó por todos los medios un cambio de aires.

En ese momento distintas opciones aparecieron en el horizonte, como son las que tienen como posible destino a Real Madrid. Sin embargo, fue el FC Barcelona el que más insistió en un posible regreso a la ciudad condal. Varias fueron las informaciones que señalaron que esta posibilidad estaba prácticamente cerrada, si bien el campeón francés terminó desechando todas las ofertas culés y el atacante se quedó en su jaula de oro parisina.

Con un contrato que le une a la entidad del Parque de los Príncipes hasta junio de 2022, desde el Paris Saint Germain se han movido durante las últimas semanas con la clara intención de ampliar la vinculación que actualmente les une. Los planes galos pasan por mejorar sustancialmente su contrato y estirarlo hasta 2025. El objetivo no es otro que el acabar de raíz con cualquier tipo de especulación al respecto de un cambio de aires en los próximos mercados.

Pero parece que han pinchado en hueso. Al menos, esto es lo que sugiere la información que podemos encontrar hoy en la edición de Sport. A tenor de dicha fuente el jugador de 27 años (5 partidos, 4 goles esta temporada) sigue dando largas al PSG porque únicamente piensa en la posibilidad de regresar a la ciudad condal. Solo el tiempo nos dirá cómo se resuelve esta situación.