Desde que en 2014 Diego Costa tomara la puerta de salida rumbo al Chelsea, siempre tuvo en mente regresar al Atlético de Madrid. Y en el cuadro rojiblanco han anhelado su regreso. Su último partido con la casaca colchonera fue la final de Lisboa, de fatídico recuerdo para el de Lagarto por partida doble: se retiró lesionado a los pocos minutos y el Real Madrid ganó la Champions League.

Ahora, más de tres años después, volverá el goleador al conjunto madrileño, después de que en este tiempo hayan pasado muchas cosas (entre otras un cambio de estadio). Y sucederán más porque hasta el mes de enero no podrá jugar con el equipo de Diego Simeone.

Cuando se cumpla esa sanción de la FIFA y pueda ser inscrito, se hará efectivo a todas luces este fichaje que llevará al goleador al coliseo colchonero, para ser la nueva baza ofensiva de los terceros clasificados de la última Liga. Y de este modo encuentra el jugador una salida de los blues, donde ha ganado 2 Premier League en 3 temporadas, siendo decisivo en ambos títulos como máximo goleador del club londinense.

De momento el club madrileño habla solamente de un principio de acuerdo, supeditado a que el goleador pase las pruebas médicas. Dicho acuerdo, como decíamos hace unas horas, se ha cerrado por alrededor de 60 M€, (variables incluidas) de forma que será ese el montante del traspaso si se cumplen todas esas condiciones. Firmará hasta 2021.

Este es el comunicado del equipo colchonero: «El Atlético de Madrid y el Chelsea han alcanzado un principio de acuerdo para el traspaso de Diego Costa. El acuerdo está pendiente de la formalización del contrato entre nuestro club y el delantero internacional español. El club inglés ha autorizado a Diego Costa a viajar a Madrid en los próximos días para someterse a un reconocimiento médico y concretar su contrato con nuestra entidad».