Horas complicadas en el seno del Valencia. Si la crisis surgida en agosto a raíz de la venta de Rodrigo Moreno al Atlético de Madrid, finalmente frustrada, puso de manifiesto algo más que tensiones internas lógicas en el club, todo ha ido empeorando desde entonces. Hasta que el desastre se ha consumado.

La división entre Peter Lim, propietario, y el presidente Anil Murthy con el director general, Mateu Alemany, y el entrenador Marcelino García Toral, por otro lado, era evidente. Un pulso que empezó con esa operación fallida y con otros asuntos de mercado controvertidos como la decisión de no acometer el fichaje de Rafinha cuando estaba encauzado.

Pues bien, la reunión que ayer mantenían los dos primeros en Singapur no hacía presagiar nada nuevo. Y como se ha conocido este miércoles y se ha confirmado ahora, ha terminado con el cese fulminante del entrenador. A pocos días de visitar el Camp Nou y del inicio de la Liga de Campeones.

Todo apunta a que Albert Celades será su sustituto al frente del combinado de Mestalla, de manera que se consuma este inesperado cambio de rumbo apenas unos meses después de que el club tocara el cielo en Sevilla al ganarle al FC Barcelona, rival del sábado, la final de la Copa del Rey y se metiera por segunda vez consecutiva en Champions League. De momento, Alemany sigue. Veremos en las próximas horas y días las consecuencias de esta decisión.