La Juventus de Turín se convirtió en uno de los grandes protagonistas del pasado mercado estival. El cuadro bianconero desembolsó alrededor de 140 M€ en nuevas incorporaciones mientras cerró salidas por un valor de 180 M€, por lo que puede considerarse como un verano lucrativo para los intereses de la Vecchia Signora.

Una de las salidas más significativas fue la del joven lateral portugués Joao Cancelo, nuevo futbolista del Manchester City. Importante desde el punto de vista económico fue también la marcha del atacante Moise Kean, que se marchó al Everton a cambio de una cantidad superior a los 30 M€. Sin embargo, algunas de las salidas previstas no terminaron de concretarse.

Entre los nombres propios más significativos a este respecto se encuentra el del centrocampista germano Emre Can, llegado en verano de 2018 desde el Liverpool con la carta de libertad y con el que no cuenta Maurizio Sarri. Sin embargo, el adiós no terminó de concretarse debido a los planes del jugador de cara a luchar por un puesto. Ahora la situación se ha agravado después de que el técnico decidiera que el germano no formara parte de la lista de cara a la Liga de Campeones, lo cual ha generado un notable malestar en el futbolista.

De este modo, y pese a que puede formar parte de la convocatoria e incluso sumar minutos en el próximo choque de Serie A ante el Verona, la salida en enero es una posibilidad que está subiendo enteros. Entre los interesados en la situación del futbolista se encuentra el Paris Saint Germain, que ya ha sido vinculado en otras oportunidades. Ahora, y según apunta CalcioMercato, el Atlético de Madrid también ha aparecido en escena y se ha interesado en situación del jugador con vistas a valorar una posible incorporación.