A escasas horas del apasionante primer choque de octavos de final de la Champions Legue que medirá a Real Madrid y París Saint-Germain en el Santiago Bernabéu, uno de los diarios deportivos catalanes de referencia, Mundo Deportivo, publica una llamativa información que tiene como protagonista a la gran estrella del cuadro galo, el brasileño Neymar.

Casualidad, o no, lo que viene a contar el rotativo es que el combinado de Chamartín ya tiene encauzado su fichaje y que, si nada se tuerce durante los próximos meses, el astro canarinho aterrizará en la capital de España en el verano de 2019. «Todo está perfectamente planificado, ideado por un futbolista que es una multinacional y que tiene como objetivo convertirse en el número 1 del mundo, no sólo en los terrenos de juego más aún en el mundo del ‘business’», espeta el rotativo.

Para justificar su información, el periódico explica que el PSG no vería con tan malos ojos su marcha si para entonces Ney ha sido capaz de levantar el Balón de Oro. Eso sí, para lograrlo, el jugador deberá como mínimo alcanzar las rondas finales de la Champions League y firmar una actuación más que notable en el Mundial, dos tareas que no se antojan sencillas.

Lógicamente, como tantas otras veces, esta noticia debe ser tomada con la debida cautela. Aunque nadie pone en duda que el jugador quiera recalar en el Real Madrid con el claro objetivo de militar en un equipo que le permita hacerse un hueco en la historia del fútbol moderno, aún quedaría saber cuánto dinero exigiría la directiva parisina por su venta y cómo gestionarán los merengues su desembarco en una escuadra que aún cuenta con un jugador tan mediático y acaparador como Cristiano Ronaldo