Delicada situación la que comparten los dos equipos andaluces en plantilla, donde evidencian una clara necesidad de centrales que les ha llevado a marcarse numerosos y distintos nombres en el mercado, yendo a coincidir en la pugna por uno de ellos y cuya reciente trayectoria en la Serie A ha sido impecable.

Este punto en común lleva implícito el nombre de Gianmarco Ferrari, cuyo paso por la Sampdoria ha sido un éxito y ha llevado al Sassuolo a frotarse las manos de cara a una posible venta. El caché del italiano ha crecido considerablemente, llamando la atención, según Sportitalia, de equipos de la talla de lo dos españoles ya mencionados, quienes tantearían la oportunidad de que formara parte de sus filas para la 2018/19. El esquema de tres centrales, táctica que puede ser habitual en ambos conjuntos esta temporada, es algo que tiene bien asumido el zaguero, puesto que en su trayectoria del pasado en el cuadro negroverdi fue una constante con Eusebio di Francesco en el banquillo.

Ahora falta por ver quién de los dos se posiciona mejor para hacerse con sus servicios. Por un lado, el Sevilla ha perdido a Clément Lenglet y la oportunidad de reclutar a Duje Caletar-Car se ha diluido en favor de su pase al Olympique de Marsella, lo que hace que la entidad de Nervión valore alternativas, situándose la de Ferrari entre ellas, por lo que promete permanecer en la agenda de Joaquín Caparrós.

Un caso similar ocurre en el Real Betis, quien únicamente dispone de tres efectivos para ocupar los puestos en el centro de la zaga, por lo que presente una necesidad de nuevos futbolistas en esas plazas. Para ello, la llegada del italiano paliaría parte de esa carencia en la plantilla, aunque lo ideal para Quique Setién sería contar con 5 jugadores capaces de desempeñarse en esa demarcación para manejar fácilmente la línea de tres atrás, aunque para ello no es descartable que sitúe a William Carvalho o Javi García en dicho puesto.