Zinedine Zidane vio el pasado miércoles como el Villarreal ponía fin a una serie de 16 victorias consecutivas en Liga con las que el Real Madrid igualaba con el FC Barcelona de Pep Guardiola el mejor registro de la historia de la competición. El submarino amarillo, bien situado sobre el terreno de juego, aprovechó la desidia exhibida por el campeón de Europa en la primera parte para ponerse por delante en el marcador. Así, pese al rápido empate de los blancos nada más comenzar el segundo tiempo, finalmente no se logró certificar la remontada y volaron los dos primeros puntos de la temporada en el Santiago Bernabéu.

No se trata del primer encuentro en el que el Real Madrid tira a la basura los primeros 45 minutos y centra sus esfuerzos en la segunda mitad. Algo muy similar pasó hace apenas unos días en la jornada inaugural de la Liga de Campeones, cuando vio como el Sporting de Portugal se ponía por delante en el marcador y tuvo que tirar de épica para remontar en los últimos minutos merced al lanzamiento de falta de Cristiano Ronaldo y el testarazo de Álvaro Morata.

Se trata de una situación que Zinedine Zidane desea no se siga extendiendo en el tiempo. Así lo relata la información que podemos encontrar en el diario Marca, fuente según la cual el entrenador francés no está contento con la falta de tensión exhibida por sus futbolistas, así como algunas actitudes. Esto es precisamente lo que transmitió a los jugadores en el vestuario durante el descanso frente a la escuadra castellonense.

Zidane considera que el mensaje lanzado logró su objetivo de ser el punto de partida de una reacción, pues la imagen y empuje en la segunda parte fue evidente. Resta ahora que esta actitud se repita en los próximos partidos desde el pitido inicial y no haya que esperar al segundo tiempo para que suceda. Consultado precisamente a este respecto en rueda de prensa, el francés ha confirmado que «El descanso está para cambiar las cosas que no están bien. Solo nos faltó intensidad, no fue un problema de actitud. Ante un rival de esa calidad hay que salir con intensidad. Cuando salimos cambiamos y salimos mejor».