Durante los últimos días, el Real Madrid ha anunciado la renovación de dos futbolistas indispensables para el buen funcionamiento de su equipo, el alemán Toni Kroos y el croata Luka Modric. Igualmente, el club blanco confía en hacer lo propio en un breve espacio de tiempo con otros jugadores de la talla de Cristiano Ronaldo o Gareth Bale.

Curiosamente, en esta lista de ampliaciones pendientes no figura el único integrante de la plantilla que acaba contrato el próximo mes de junio, el luso Pepe. Aunque el zaguero aprovecha cada oportunidad para mostrar su compromiso con la causa, lo cierto es que la directiva aún no ha dado los pasos oportunos para estirar su compromiso.

«Estoy tranquilo, quiero ayudar al Madrid, club al que quiero mucho. Luego llegará mi hora. Estoy con tranquilidad. Espero que el club me llame primero para resolver esta situación. Estoy tranquilo, la gente del club sabe que esta es mi casa. Ya he dicho que esperaría al Madrid hasta el último segundo. Mi objetivo es retirarme aquí», reconoció ayer mismo tras el choque de Champions League ante el Legia de Varsovia.

La que parece, al fin, definitiva consagración de Raphaël Varane, la edad del internacional luso (33 años) o el hecho de que dos jóvenes centrales como Diego Llorente o Jesús Vallejo estén acumulando méritos para regresar al cuadro blanco la próxima temporada podrían estar detrás de las dudas que parece albergar el conjunto de Chamartín en este asunto.