«Esperamos siempre mucho de Cristiano. Creo que ha sido importante esta noche. Si no marca no me preocupa porque siempre tiene ganas de marcar. Me preocupa que no esté en el campo. Ahora tiene que recuperar su forma y que pueda volver a marcar muchos goles». Al término del choque ante el Villarreal, el técnico del Real Madrid, Zinedine Zidane, se mostraba así de comprensivo al ser cuestionado por el bajo rendimiento de Cristiano Ronaldo.

Es cierto que el luso estuvo muy lejos de su nivel habitual, pero no fue el único. Karim Benzema y Gareth Bale tampoco pudieron dar grandes muestras de su calidad y evidenciaron que la BBC ha vividio tiempos mejores. De hecho, con el de ayer son ya tres lo partidos en los que ninguno de los tres integrantes del ataque ha logrado ver puerta (con anterioridad ocurrió en la Supercopa de Europa y el en choque de Liga ante el Celta de Vigo).

Por suerte para los blancos, el irregular rendimiento de su tridente ha sido compensado por las buenas actuaciones de los teóricos suplentes. Tal y como explica el diario As, tanto el madrileño Álvaro Morata como el gallego Lucas Vázquez han dado un paso al frente y han tirado del carro cuando ha sido necesario. «Entre los dos canteranos españoles han participado en seis de los 18 goles que ha materializado el Real Madrid esta temporada (tres asistencias de Lucas Vázquez y dos goles y una asistencia de Morata). Los mismos tantos que han nacido del tridente titular del Real Madrid (un gol de Benzema, dos de Cristiano y dos y una asistencia de Bale)», explican.

Aunque es cierto que ante el submarino amarillo no pudieron contribuir a la remontada, los dos internacionales españoles suelen aportar un plus de energía y motivación cuando saltan al campo en las segundas partes. Fueron determinantes ante el Celta o el Sporting de Portugal y es previsible que vuelvan a serlo en el futuro si los blancos no son capaces de resolver sus encuentros con mayor facilidad.