Estamos a solamente un mes de que finalice el año, y eso significa que el mercado de invierno está más cerca que nunca. Al Real Madrid este mes de diciembre le pilla en una situación diferente a la de septiembre, cuando acababa el anterior mercado, y sobre todo porque el equipo carbura bien.

Los resultados pueden cambiar cualquier tendencia en un equipo, y esto se ha notado también en el notable decrecimiento de los rumores. También es cierto que en otoño son menos insistentes, pero al principio del mismo hubo bastante ruido, sobre todo por la aparente necesidad de reforzar el centro del campo.

El paso al frente de Fede Valverde ha terminado con esas dudas. Bruno Fernandes ha renovado y por tanto está descartado por ahora. De Donny Van de Beek y Paul Pogba no hay excesivas noticias (aunque no se descarten para el futuro) y Christian Eriksen, pese a terminar contrato, presenta también muchas incógnitas.

Si ya la temporada pasada que las cosas iban peor los merengues solamente ficharon a Brahim Díaz (sobre todo como oportunidad de futuro) y, teniendo en cuenta que el centro del campo parece dar muestras de solvencia, el hecho de que el Real Madrid acuda de nuevo al mercado a reforzarse en enero no parece ya tan claro. Pero todo puede cambiar…