El Real Madrid vuelve a jugar esta noche al calor del Santiago Bernabéu y con el reciente buen sabor de boca de la goleada frente al Leganés. El conjunto merengue quiere mantener una línea ascendente ante el Real Betis y, tras las grandes sensaciones dejadas por Rodrygo, quiere que ahora sea Eden Hazard el que de un paso al frente.

Solamente suma 1 gol (ante el Granada en octubre) el belga, que en partidos como el de Estambul o el de hace tres días dejó brotes verdes. Va recuperando el tono físico tras la pretemporada y la lesión, pero como explica AS se le comienza a exigir un poco más.

Y no solamente en el apartado goleador o de asistente (lleva 2 pases de gol). Promedia también menos remates a portería, regates o centros al área que la temporada pasada en el Chelsea. De forma que Zinedine Zidane espera que poco a poco retorne esa versión que no se ha encontrado todavía.

La temporada traerá poco a poco desafíos mayores, de forma que en el cuadro blanco quieren que el atacante esté cuanto antes a su nivel óptimo. Esta semana hay dos nuevos partidos en casa y puede ser una ocasión inmejorable.