«Es una tontería decir que yo quiero que se marche en enero. Nadie puede sacar de mi boca que yo quiero que se vaya. Yo quiero que se quede». Hace unos días, Zinedine Zidane se mostraba así de claro al ser consultado por la situación de Gareth Bale, futbolista al que todos los medios sitúan más fuera que dentro del Real Madrid. De esta forma, el técnico quería dejar claro que él no es, ni mucho menos, el responsable de la delicada situación que atraviesa el jugador galés.

Aunque el preparador merengue no ve con malos ojos que el atacante siga vinculado a la entidad, lo cierto es que para la directiva sí que sería un alivio que el jugador abandonase el barco cuanto antes. Ésa es, al menos, la sensación que transmite un artículo que podemos encontrar en OK Diario. En él se asegura que los mandatarios creen que lo mejor para todos es que el futbolista ponga fin a su relación con el club lo antes posible.

El jugador, por su parte, también parece decidido a hacer las maletas durante el próximo mes de enero. De hecho, la citada fuente añade que su agente, Jonathan Barnett, ha contactado ya con al menos un par de equipos ingleses (se habla de Arsenal y Tottenham) para cuestionarles por la viabilidad de la operación que devolvería a Bale a la Premier League.

En Chamartín desean que la marcha de su pupilo deje beneficios en las arcas, pero también tienen claro que si no llega una oferta convincente, un préstamo podría resultar interesante. «En el club blanco conocen la dificultad de la operación, por el caché, el momento y sus lesiones. Es por ello que se contemplaría la posibilidad de una préstamo con la obligatoriedad de una compra el próximo verano», explica el diario digital.