Consciente del notable presente y espectacular futuro que tenía ante si, el Real Madrid no dudó en apostar por el fichaje del joven talento ucraniano Andriy Lunin el pasado verano. Así, el campeón de Europa desembolsó nada menos que 8,5 M€ a fin de hacerse con los servicios del por aquel entonces futbolista Zorya Luhansk. Sin embargo, pese a que algunas voces apuntaban a su presencia en la plantilla merengue con vistas a la temporada 2018-2019, finalmente no fue así.

La permanencia de un Kiko Casilla que parecía más fuera que dentro del club, unida al fichaje de Thibaut Courtois, provocaron que el joven futbolista de 19 años hiciera las maletas en busca de continuidad en otro equipo. El objetivo no era otro que adaptarse a nuestra Liga y continuar con su evolución sumando minutos de calidad. Lo que viene a denominarse “foguearse”.

Sin minutos

Su destino estuvo en el Leganés, equipo que previsiblemente iba a decir adiós a un Pichu Cuéllar que apuntaba al Valladolid. Sin embargo este adiós no terminó de producirse y el exfutbolista del Sporting de Gijón se ha asentado en el once de Mauricio Pellegrino durante todo el curso. Evidentemente, esta situación se ha traducido en un papel meramente testimonial para el ucraniano, que apenas ha estado 90 minutos bajo los palos (fue en el encuentro de Copa del Rey ante el Rayo Vallecano, 2-2).

Ante esta situación, y según destaca el diario As, el Real Madrid está valorando la posibilidad de recuperar al futbolista el próximo mes de enero y posteriormente proceder a su cesión a otra escuadra en la que pueda disfrutar de más oportunidades y cierta continuidad. De este modo, habrá que estar muy atentos a esta posibilidad en las próximas semanas y ver dónde se encontrará el futuro del futbolista en la segunda mitad de temporada.