Las bajas que tiene Zinedine Zidane en el centro del campo hacen pensar que esta noche en casa del Real Mallorca puede haber al fin una oportunidad para Isco. Esta temporada solamente ha disputado 104 minutos oficiales, repartidos en 3 partidos de Liga con el Real Madrid.

El malagueño, que si bien ha sufrido una lesión que le ha impedido tener más continuidad, no se ha visto tampoco beneficiado por los nuevos cambios. La vuelta al 4-3-3 con el fichaje de Eden Hazard, las probaturas de su entrenador y las decisiones precipitadas que ha debido tomar para enderezar varios encuentros que se torcieron, han hecho el resto.

Por eso un encuentro como el de hoy, en vísperas de jugarse la continuidad en Champions League en Estambul, resulta más que propicio. De manera que, como explican As o El Confidencial, se presenta este duelo como una oportunidad para que el jugador se reivindique y se frene el debate sobre si se debe fichar o no en enero.

Además hay que tener en cuenta que James Rodríguez sí ha convencido algo más este curso, por lo que el retorno del cafetero también podría tener una incidencia directa en el futuro del malagueño. Este último se juega una plaza en la Eurocopa para el verano que viene y sin minutos no la tendrá.