El Real Madrid sigue rastreando el mercado en busca de un portero que garantice la estabilidad del puesto durante un largo periodo de tiempo. Aunque el actual meta del primer equipo, el costarricense Keylor Navas, está firmando un notable arranque de curso, la entidad entiende que por su edad (30 años) deberá ser otro arquero más joven y con con más proyección quien se haga con el puesto en un espacio de tiempo no demasiado largo.

Durante los últimos meses, los de Chamartín han vuelto a valorar el fichaje de David de Gea, Thibaut Courtois o Gianluigi Donnarumma, pero en todos los casos se han topado con la firme oposición de sus clubes de origen. Igualmente, la directiva también ha tanteado al vasco Kepa Arrizabalaga, pero en estos momentos su renovación con el Athletic Club parece más cercana que un cambio de aires.

Por todo ello, a día de hoy, el gran objetivo merengue no es otro que Jan Oblak (24 años). Según cuenta OK Diario, el cancerbero esloveno «gusta en Concha Espina desde que jugaba en el Benfica», conjunto en el que comenzó a dar muestras de sus enormes reflejos y que acabó traspasándole al Atlético de Madrid en 2014 por unos 16 M€.

Con contrato en vigor hasta junio de 2021 y una cláusula de rescisión de nada menos que 100 M€, el fichaje del arquero pasa por la que se prevé será una dura negociación con un conjunto colchonero que no tiene intención alguna de traspasarle. Además, por si fuera poco, el París Saint-Germain, club que ya ha mostrado una evidente capacidad para abonar cualquier cláusula, también sigue sus pasos.