La reciente renovación de José Mourinho es una muestra de que el Real Madrid ha confiado su futuro al portugués para los próximos años. El de Setúbal controla toda la parcela deportiva de la entidad, de manera que ningún jugador entra o sale del conjunto merengue sin su consentimiento.

Una prueba más de esto es la información publicada por El Confidencial, en la que se explica que el entrenador ha sido clave en la continuidad de Pepe. Sus salidas de tono habían terminado por agotar la paciencia de Florentino Pérez y sus colaboradores, sobre todo hace algunos meses.

El zaguero mejoró su conducta, gracias a la intervención de su técnico, y además este convenció a los mandatarios para que se quedase en el club. Porque en un principio la idea era ponerlo a la venta en el mercado estival, ya que iba a tener bastantes pretendientes.

Sin embargo, Mourinho quiso retenerlo porque su concurso en el eje de la zaga junto a Sergio Ramos se antoja fundamental para él. Tiene 29 años y le quedan unas cuantas temporadas al máximo nivel, seguramente defendiendo los colores de la escuadra madridista.