Al final tras muchas especulaciones en el mercado estival, Kiko Casilla decidía seguir en el Real Madrid como tercer portero. El conjunto merengue concretó solamente la salida de Andriy Lunin y se quedó con el catalán, formado en la casa y que ha sido además internacional con España.

Y por lo que estamos viendo en las convocatorias de Julen Lopetegui, el arquero de 31 años lo tiene realmente complicado para jugar, pues deberá esperar a la Copa del Rey o seguramente ya ni dispute este campeonato que solía jugar, porque Keylor Navas ha pasado a ser el segundo guardameta.

Sigue entrenándose como un profesional que es y mantiene un gran nivel, que ya demostró ampliamente en las filas del Espanyol durante varias temporadas. Pero choca sin duda su situación actual, pues muchos equipos lo querían y podía haber encajado bien en casi cualquier escuadra que lo pretendiera.

Veremos cuánto dura esta situación y si no hay algún movimiento sorpresa, especialmente en enero o si hay alguna lesión inesperada en otro club de la Liga que necesite nuevo portero y pueda acudir a él mediante una cesión. O veremos si se queda porque Keylor decide salir en enero…