«Entereza, constancia, fuerza moral de quien no se deja dominar ni abatir». Así define el diccionario de la RAE la palabra firmeza, un apelativo que sin duda podría aplicarse a Keylor Navas. El costarricense podría haber arrojado la toalla hace ya algunos meses o haber mostrado una actitud más victimista, pero lejos de venirse abajo ha aprovechado el hecho de que el Real Madrid esté buscando nuevo portero para reafirmarse.

Tal y como cuenta OK Diario, pese a que es plenamente consciente de que la directiva merengue está negociando con otros arqueros como David de Gea o Thibaut Courtois y de que no hace mucho llegó a casi encarrilar el fichaje de Kepa Arrizabalaga, el tico ha optado por apretar los dientes y demostrar que está plenamente capacitado para seguir defendiendo el arco madridista.

Es más, a día de hoy, el meta no tiene intención alguna de abandonar el barco. Navas se siente respaldado tanto por Zinedine Zidane como por los pesos pesados del vestuario y está más que dispuesto a cumplir su contrato que le vincula con la entidad de Concha Espina hasta junio de 2020.

Tal vez por eso, porque asume que el jugador no se rendirá fácilmente, la directiva blanca haya comenzado a valorar la posibilidad de contratar un arquero más joven que pueda crecer junto a Keylor durante los próximos años y que tome definitivamente su relevo cuando el centroamericano ponga fin a su relación con la entidad.